in

Homofobia: en Puebla le disparan en la cabeza a un chico por ser gay

Simplemente por ser un hombre homosexual, grupo de mecánicos de un taller atacan a Victor Hugo por ser gay hasta quitarle la vida.

Foto: Maico Pereira

Los hechos ocurrieron en Tehuacán, Puebla donde un grupo de hombres que aseguran son trabajadores mecánicos de la calle orquídeas, se molestaron con la presencia de Víctor Hugo de 32 años que pasaba por la calle. Estos hombres lo empezaron a insultar, pero cuando Víctor se defendió ocurriría lo peor.

Después de atacarlo con insultos y agresiones verbales, Víctor siguió su camino e ignorarlos. Pero sus agresores que estaban reunidos en ese taller tomando bebidas embriagantes comenzaron a seguirlo.

Cuando Victor se da cuenta que lo estaban persiguiendo trato de alejarse lo más posible para resguardarse y estar seguro uno de ellos portaba una arma de fuego y le disparó en una pierna, que lo hizo caer al suelo. 

Estando en el piso, lo interceptaron y le dieron un disparo en la cabeza. Vecinos del lugar apoyaron con llamar a la ambulancia pero tardó mucho tiempo en llegar, por lo tanto fue trasladado en un vehículo particular al hospital  Sagrado Corazón de Jesús en Tehuacán pero sin dar razón fue negado su atención y lo trasladaron a la Cruz Roja donde llegó con vida pero con muerte cerebral, donde perdió la vida.

De sus agresores no se sabe nada y las autoridades correspondientes no han hecho ninguna declaración ante el asesinato de homofobia contra Victor Hugo. 

Hagamos visible y luchemos por no dejar impune este asesinato. Por Víctor Hugo y por la comunidad LGBT+. COMPARTE LA NOTICIA CON EL #JusticiaParaVictorHugo y etiquetando al gobierno de Puebla. Te necesitamos.

Written by aguantam

Comments

Leave a Reply
  1. La LGTBfobia seguirá causando víctimas, de modo que tenemos que ser más fuertes para confrobntarla. Las personas que no respondemos a lo que el heteropatriarcado esperaría de nosotras tenemos que estar más organizadas, al menos tanto como la gente conservadora, que se reúne un rato todos los fines de semana en sus templos. En torno a una religión atea/agnóstica, no dogmática, feminista, antirracista, ecologista y aliada de los movimientos LGTBIQ, lo conseguiríamos, y seguramente se formarían muchas comunidades. En infiinito5.home.blog escribo sobre ella.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Loading…

0

Comments

0 comments

Uber y Uber Eats apoyan a adultos mayores LGBTQ+ con viajes y alimentos

Frida Kahlo: la mujer bisexual que nunca le tuvo miedo al “¿qué dirán?”